domingo, 23 de septiembre de 2012

Continuación...

 La pequeña Lidia salió muy satisfecha y algo impaciente de la casita del duende azul. Éste le prometió que cuando saliese de alli su deseo se haría realidad, pero antes de verlo materializado caería en un dulce sueño.
 Salió muy emocionada, deseando contarle la experiencia a sus amigas... pero ¿dónde estaban?
 De repente le entró mucho sueño y se echó sobre la tierna hierba junto al mágico árbol.
 Mientras tanto, Paula vio muchas hojas en el bosque y se puso a coger hojitas, pensaba llevarlas a casa en el bolsillito de su vestido nuevo, las guardaría y las metería dentro de sus libros favoritos.

 Laura se fue a coger flores, pensaba llevarle un ramito a su madre...

 Elena se estaba aburriendo, ni tenía ganas de recoger hojas ni tampoco flores... estuvo pensando durante un momento lo que podía hacer y entonces vio unas raíces que colgaban...
 treparía y treparía, seguro había unas vistas impresionantes desde más arriba...



 Pasado un rato, Lidia abrió los ojos y cual fue su sorpresa cuando junto al tronco del árbol mágico, el árbol de la verdad, vio una mujer muy hermosa. Al principio creía que era un sueño, pero se pellizcó y vio que estaba despierta... después pensaba que era una hada, pero llevaba pantalón y no tenía varita mágica... se acercó curiosa y mientras se acercaba su corazón empezó a desbocarse una vez más... estaba reconociendo el rostro de aquella mujer, era el mismo rostro de la foto que la abuela guardaba junto su cama, en la mesita de noche... era mamá!!!!
 Y corrió hacia ella lo más veloz que pudo....
 y se tiró a sus brazos, y le dio más de mil besos... La leyenda era cierta, antes de dormirse había visto un duende azul, no era un sueño y su deseo se había cumplido... era cierto que el árbol de la verdad existía, junto a su tronco estaba lo que más quería, su bella mamá que por fin la tenía en brazos.




 Y ambas lloraron de felicidad, de nuevo estarían juntas gracias al duende azul que había hecho posible el deseo de Lidia, y no se volverían a separar nunca más.
 Y entonces Lidia se volvió a acordar de sus amigas y juntas empezaron a llamarlas...

 Y se reunieron todas juntas posando y compartiendo la enorme felicidad de su amiga. Laura repartió sus flores, y se sentaron junto a la mamá de Lidia que empezó a contarles historias maravillosas, historias de estrellas.

 Y antes de que cayese la tarde se fueron hacia casa,  había sido un día especial e inolvidable... porque a veces los deseos se hacen realidad, sólo es cuestión de desearlos mucho, mucho y de tener un poquito de paciencia...
                                                                         FIN

(Espero que sea el final que os habiais pensado y no os defraude jeje... la verdad que esta vez hay más fotos que historia, la historia ya casi estaba hecha... espero que os haya gustado. Yo me lo he pasado muy bien haciendo las fotos, he tenido una ayudante y unas fotos paralelas a éstas con Blanca ayudándome y posando... ella también se lo pasa pipa jeje, me busca las flores, las hojas...la luz no era muy buena esta tarde, estaba nublándose y se nota mucho en las fotos, pero bueno, supuestamente en el cuento era bastante tarde asi que para el cuento mejor jeje... sólo ha salido el sol, tímidamente, cuando estaba haciéndolas a la Nancy y mejor porque así queda como más mágica, verdad?)
Y mañana lunes otra vez, espero hayais descansado el fin de semana... muchos besos.

14 comentarios:

Elanor dijo...

Era el que yo esperaba...podías haber optado por hacer que el encuentro con su madre fuera solo un sueño, lo cual sería lo más realista.
Muchas gracias por hacer que su deseo se convirtiera en realidad.
Las fotos son preciosas y tu árbol es impresionante ¡realmente prece mágico!
Besossssss.

chema dijo...

la historia ha tenido un final feliz. qué guapa es la mamá de lidia! las fotos están todas muy logradas, y algunas están en posiciones difíciles, como la de la barri subiéndose por las lianas, o las que están recogiendo hojas y flores. tu hija y tú habéis hecho un fantástico trabajo! :)

Marisol dijo...

Era el final que me esperaba, sino que chasco, las fotos te han quedado genial

Cotoky dijo...

una bonita historia con final feliz. Está muy gracioso el barri bajando por el árbol, muy intrépido el je je.

Marta dijo...

Hola: La historia me ha encantado porque siempre me gustan os finales felices. Me gusta mucho la madre porque la camiseta que lleva es preciosa. Sale muy guapa. Las fotos, como siempre, son preciosas y muy expresivas. Tienes una gran colección de barriguitas con ropa ideal… La que baja del árbol está monísima… Me ha gustado todo… seguimos en contacto

Rosana dijo...

Pues yo creo que la luz de las últimas fotos es aún mejor, tiene menos brillos, y menos "exposición".
El cuento es de los que a mí me gustan: mágicos y tiernos.
Y qué guapas todas las protas y con unos nombres que me encantan!!
Besos

Pepi dijo...

Elanor era el final previsible, ya lo había dejado caer en la otra entrada. Pues si, la opción del sueño también podría funcionar, pero a mi me decepciona un poco esa opción cuando la utilizan en películas o series, porque entonces todo queda como si fuera una mentira... aquí como es un cuento con muñecas que mejor que jugar con la ficción y hacer posible lo que en nuestro mundo por desgracia no puede ser. Besos

Pepi dijo...

Gracias Chema por tu comentario. La nancy es la Celebración que sacó Famosa el año pasado y para mi junto a la Ion Fitz las más bonitas que ha sacado últimamente. Me encanta cogerla y fotografiarla porque todo le queda bien y siempre sale guapa, es super agradecida. Las fotos con las barris fueron divertidas, sobre todo las de la barri jugando a Tarzán jeje.

Pepi dijo...

Marisol es un final de cuento feliz, casi todos los cuentos tienen un final feliz, no? si no pobres niños... aunque hace poco le leí yo uno a mis niños y se me saltaron las lágrimas. Besos

Pepi dijo...

Cotoky a veces uso los barris para inventarme pequeñas historias para los niños, claro los finales para ellos siempre felices, ya tendrán tiempo para descubrir que en el mundo no siempre todo es así.

Pepi dijo...

Marta siempre tan atenta en tus comentarios. El jersey amarillo es réplica de un conjunto de nancy aunque el original tiene un amarillo más tirando a mostaza. Mis barris están todos vestidos gracias a Rosana, ella es la responsable de que luzcan tan guapos. Gracias por lo de las fotos, cada día disfruto más haciendolas... la barri-tarzán está muy graciosa.

Pepi dijo...

Cuando hice la entrada pensé en ti porque es muy de tu estilo... como la que acabo de poner. Bueno ya sabes que parte del mérito es tuyo por hacer que tenga mis muñecas tan guapas y salgan tan favorecidas en las fotos. Espero mejorar más en las fotos, sobre todo las de interior. Besos

Pepi dijo...

Rosana que no había escrito tu nombre, el comentario anterior va por tí.

maite dijo...

muy linda la historia y sus protagonistas ,'como me gustan los finales felices!jajajjaj .Felicidades por esta bonita entrada.besos