jueves, 21 de abril de 2016

La hortelana feliz

 Daniela se dedica a cuidar de nuestro pequeño huerto. Ha hecho un curso de Agricultura y se ha convertido en toda una experta.
 Este año se ha propuesto cultivar lechugas... y no le va nada mal, pues las lechugas van creciendo muy bien.
 A ella le encanta la ensalada, por eso se ha decidido por esta planta. Va a comer ensaladas de lo más variadas este verano!
 Casi todos los días le da vuelta a sus lechugas para ver cómo crecen...
 Aún le faltan un poco para conseguir el tamaño adecuado, pero da gusto verlas tan verdes y frescas.
 Hoy estrena modelo... Un peto vaquero, camiseta de flores y pañuelo a juego para la cabeza (así se protege del fuerte sol que empieza a acompañarnos). Y canasta hecha a mano por el abuelo de una amiga que guardo desde hace muchos años con mucho cariño y que a Daniela le viene genial para sus paseos por la huerta.
 Y es inevitable no posar entre las flores... están tan grandes y bonitas!!!
  Y se mete entre ellas para comprobar su fragancia... así podemos ver el nuevo modelo por atrás cómo le queda. 
 La verdad es que se le puede sacar tanto partido a la ropa que ya no usamos (este conjunto ha salido de unos vaqueros y camiseta míos, con muchos años ya). Está bien dar una segunda vida y sacar partido de lo que tenemos por casa sin usar.

 Es la primera camiseta que hago para Nancy, pero seguro que no será la última... a que Daniela está preciosa con ella?

 Y el peto vaquero ha sido todo un reto para mí, que apenas sé coser... tenía una imagen en mi cabeza y al final el resultado ha salido muy similar a mi idea previa.
Espero que os guste mi hortelana feliz y que estéis ya disfrutando de la primavera colorida y templada. Nosotras seguiremos esperando a que las lechugas crezcan y cojan un tamaño adecuado para hacernos una rica y saludable ensalada.

miércoles, 13 de abril de 2016

Cambio de temporada

 Y llegó la primavera y la explosión de color... y Alejandra quiere cambiar su vestuario. Hemos guardado ya jerséis de lana, bufandas y chaquetones muy abrigados.

 
 Y aunque ella cree en la sabiduría popular, por aquello de "Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo" ha dejado alguna chaqueta a mano, jerséis de entretiempo y pañuelos para el cuello.
 Ha renovado su closet, ahora impera el color y los tonos alegres.

 Aprovechamos bien las margaritas de casa, por los meses que luego nos quedamos sin ellas: el photocall primaveral está asegurado.

 Alejandra ha tomado prestada esta chaqueta a su amiga y compañera de piso, le queda genial con este vestido que estrena. Así puede recurrir a ella cuando llegue la tarde y refresque un poco.

 Alejandra no sabe si dejarla cerrada o abierta...


 La verdad es que abierta le da un toque más desenfadado y juvenil, restando un poco de formalidad al peinado tan sofisticado.
 Pero la verdad es que prefiere lucirlo sin nada, está más cómoda y a la vez va tomando color en su piel clara.

Espero que os guste la entrada y decir que antes cuando a mi niña se le rompía un leggins recién comprado, me daba una rabia... y ahora en cuanto le veo un agujero me río y pienso el partido que le voy a sacar jajaja.... (por supuesto, el vestido tiene dicho origen).

lunes, 4 de abril de 2016

De la música a la nobleza

 Estelle Adams es la nueva Duquesa de moda en las revistas del corazón. No hay semana que no aparezca en dichas páginas: por su belleza, la decoración de su nuevo castillo, o su idílica relación con su amor (el apuesto Duque de Devonshire).
 Pero no siempre Estelle se ha dedicado a una vida ociosa donde las fiestas, las cacerías, o las recepciones formaban parte de sus días y sus noches.
 Desde jovencita, a Estelle le atraían los escenarios y se ha dedicado a la música y al baile en cuerpo y alma.
 Los musicales son su especialidad, y ha participado en varios de ellos... pero sin duda, su papel favorito es el de Satine, la protagonista de Mouline Rouge.
 Haciendo este papel, conoció a su Duque favorito, su hoy marido, Duque de Devonshire. Nada más verla se sintió herido por Cupido...
 Y sin poder resistirse al encanto de Estelle, le envió un gigante ramo de flores a su camerino...
 Sí, de margaritas rosas y blancas, las favoritas de Estelle...
 Y entonces Estelle cayó rendida al amor del Duque, que sin saberlo había dado con las flores y colores favoritos de Estelle... casualidad? o AMOR?
 Desde entonces, Eduard, vigésimo séptimo Duque de Devonshire y Estelle no se han separado. Y son los más buscados de la prensa por jóvenes, ricos y bellos.
 Dicen que en el Castillo que su Duque le ha regalado, tiene un jardincito privado, donde solo permite plantar margaritas, como símbolo de su amor.
 Y aunque es tremendamente feliz con su nueva vida, a veces recuerda con cariño su vida anterior...
 como hoy, que no ha podido evitar ponerse unas plumas rosas, adornando su boina y cuello para enseñar su jardín privado posando en él. ¿A qué está elegante esta nueva Duquesa de la elegancia?
Feliz lunes, gracias por la visita.

miércoles, 30 de marzo de 2016

El conejo de Pascua


 A Mar le encantan las historias de conejos, no es casualidad que su mejor amiga sea Pati, su conejita blanca y rosa.
 Aprovechando el buen día y que el domingo era día de Pascua salieron al jardín a leer un libro de Beatriz Potter: Peter Rabbit. Les encantan esas historias y las bellas ilustraciones que las acompañan.
 Y Mar mientras lee, desea que ojalá existiesen esos conejos tan simpáticos de los cuentos, y que fuese verdad eso de que los conejos vienen a dejar huevos de chocolate con llamativos colores.

 Justo antes de sentarse bajo su árbol favorito para leer, ha encontrado dos huevos junto al tronco y se los han comido Pati y ella. Ha supuesto que su madre ha debido comprarlos en el supermercado y los ha dejado ahí para sorprenderla. Ya es mayor y cree que lo del conejo de Pascua es una leyenda, como otras tantas.
 
 Y de pronto, tras el árbol, ¿qué podemos ver?
 En efecto, se trata de un conejo de Pascua igualito que Peter Rabbit llevando consigo un bonito huevo de chocolate con una ovejita dibujada. Lleva todo el día escondiendo huevos de chocolate, para hacer dichosos a grandes y pequeños.
 Está aprovechando que Esmeralda y Coral están despistadas mirando unas bonitas flores en el jardín para esconderles unos huevos y hacerles así que el día sea un poquitín más dulce.
 Ya antes el conejo ha escondido unos huevos junto al columpio y ellas los han encontrado... y comido!!!
 El huevo que Esmeralda se ha tomado llevaba un pollito dibujado.
 Y el de Coral, un erizo. Les gusta tanto el papelito que lo van a guardar de recuerdo. ¿Quién encontrará los que el conejo está escondiendo ahora?
 ¿Y quién nos asegura que lo que leemos o soñamos no es cierto?  ¿O que las leyendas no sean verdad? Os invito a soñar y leer más, puede que a nuestro alrededor nuestros deseos se conviertan en realidad, solamente hay que abrir muy bien los ojos para no perder detalle.
Y dejamos a Coral y Esmeralda tranquilamente a ver si encuentran los nuevos huevos escondidos. Y a Mar con Pati terminando de leer el libro mientras saborean el dulzor envolvente de los huevos encontrados. ¡Bonita tarde de domingo de Pascua!
(Aunque estemos ya a miércoles).