viernes, 14 de agosto de 2015

Una carta de amor

 Elena lleva dos meses viviendo en casa de su tía Amalia. Ha venido a disfrutar de sus queridos primos pequeños, a los que cuida mientras su tía trabaja.
 A Elena lo que más le gusta es pasear por el parque que hay cerca de la casa de su tía.
 El problema es que no sabe dónde quedarán mejor las fotos que quiere hacerse para enviarle a su querido Lucas.
 ¿Qué va mejor con su vestido de flores? ¿Las amarillas?
 ¿O las blancas y moradas?
 Ante la indecisión, le enviará ambas fotos.
 Elena es una chica moderna, y utiliza internet, pero a su chico le gusta escribirle cartas, como antes, con pluma y papel. Le parece más romántico.
 Y es que Elena y Lucas están de lo más enamorado, y a pesar de la distancia, su amor no ha decaído, al contrario.
 Cuentan los días que faltan para que Lucas venga a visitarla. En breve, tendrá vacaciones.
 Y no ha de olvidar de echar su perfume favorito, de violetas, en el papel de la carta... así cuando Lucas la reciba y le inunde la magnífica fragancia floral, se acuerde de ella.
 ¡Ay, c´est l´amour!!!!
Y con este primer plano de Elena os dejo. Feliz viernes y feliz fin de semana. Besos

5 comentarios:

chema dijo...

hola pepi! son preciosas todas las fotos! ambos tipos de flores quedan muy bien junto a su vestido. elena y lucas hacen bien en mantener la costumbre de escribirse cartas.
yo cuando mando por correo algún paquete de regalos, intercambios, amigo invisible... etc. siempre incluyo una nota manuscrita en una tarjeta personalizada impresa por mí. a ti algún día te tocará. ;)

Queca dijo...

Que guapa se ha puesto, como le mande las fotos a Lucas lo va a dejar enamoradísimo :) Me ha encantado la foto con las flores amarillas :)
Un besazo

Bego Dolls dijo...

Hola, solo quería decirte que la tela del vestido de esa Nancy me recuerda a un vestido que tuve yo de niña. Que recuerdos? Pero es como si fuera de hoy en día.

Pepi dijo...

Chema a mi también me gusta eso de personalizar algo, y que sea más tuyo, y es que la letra suele decir mucho de uno. Por desgracia, ese romanticismo de las cartas de amor se ha perdido... la modernidad nos ha traído numerosas formas de comunicación pero ese halo de espera, nerviosismo, entusiasmo, felicidad... se ha perdido.

Pepi dijo...

Queca gracias por tu comentario... Lucas ya está pilladísimo jejeje. Besos

Bego Dolls que curioso lo de tu vestido... me alegro que te haya recordado esa época con esta entrada. Besos