jueves, 17 de febrero de 2011

Como dos gotas de agua











Voy a contar una historia basada en hechos reales. Hace ya unos meses compré con mucha ilusión dos barris pelilargas, una rubia y otra morena, para una persona muy especial que sé, adora las barriguitas. Creo que es la persona que más las mima en todo el mundo mundial y parte del sideral. Pues las consiente y disfruta como nadie.


Estuve buscando y esperando hasta encontrar unas que fuesen especiales, como yo quería, pues mi intención era que tuviese dos barris iguales a dos mías. Así que cuando vi lo que quería en TC me alegré mucho. Las esperaba con mucha emoción y ganas... pero el día que llegaron a casa no podeis imaginar el disgusto que me llevé, venían sucísimas! Aunque eso no importaba, un buen baño las podía dejar como nuevas... los vestidos rotos, tampoco importa los cosería si tenían remedio y si no pues las vestiría con el fondo de armario que gracias a Rosana poseo. Mi cabreo vino cuando cogí la morena, aparentemente bien, y empezó a desmelenarse, y no me refiero a que se fuese de fiesta por ahi, sino que sin apenas tocarla sus mechones de pelo se quedaban por todas partes, y más y más pelos... la lavé con un cuidado! y aún así no le salió mucho el olor.


Me dió mucha rabia pues su vendedor debería haberlo indicado, porque yo no considero que tenga el uso normal de un muñeco jugado, tengo varias nancys de segunda mano y ninguna me ha llegado asi, ni los otros barriguitas.


En fin, que hice fotos a las dos barris morenas antes de que una abandonase mi casa para ir a un hogar donde la tratarían como a la reina Cleopatra por lo menos. Imaginad que contenta me dejó la barri que yo tenía de antes, claro no le iba a enviar la medio pelona, esa se quedó en casa detrás de todo porque cada vez que la veía me entraba una rabia. Y bueno, he encontrado un remedio para ella, a la espera de arreglarle el vestido le he puesto un gorrito para que no se le vea su cabecita pelona... En las fotos sale mejor de lo que está realmente.


Espero que tengais más suerte que yo con esa compra, ya después sólo he comprado otras dos barris que hace poco os enseñé y por suerte llegaron bien, aparte de que son muy bonitas, pero desilusiona mucho esperar algo con ilusión y ver que no era lo que esperabas. Al vendedor ni siquiera lo he votado ni le dije nada porque con el cabreo solo me daban ganas de tirarsela a la cabeza... Asi que nada, dejaré esta barriguita para vestirla con modelos de gorritos y ya. Y a ver cuando veo fotos con nuevos modelos de la morenita que partió a tierras del norte, porque esa si ha ganado con el cambio, se ha ido nada más y nada menos que a una casa de alta costura barriguil jaja.

4 comentarios:

cloti dijo...

Pepi, no te disgustes que la alopecia barrigueril es una enfermedad común. Mi Caperucita la padece, pero yo la quiero igual.
Preciosas fotos.
Bssssssssss
Cloti

Pepi dijo...

Que rapida has sido Cloti! Me consuelas un poquito con eso de la alopecia barriguil, ahora que ya lo tengo asumido la mimaré más.

Rosana dijo...

Ja, ja, ja, la historia real!!!Jo, Pepi, ya conozco yo a la suertuda que posee esa y otra pelilarga, pero sé de buena tinta que las pobres están aún esperando a que las hagan algún vestidito en exclusiva. Y es que creo que su actual dueña es una vaga de tomo y lomo!!!!
De todos modos, no te inquietes, porque están la mar de a gusto contándose sus cosas con el resto de hermanitas.....!
Gracias por semejante regalo y por tanto piropo junto. No debías haberlo hecho así, pero éstas se quedan en casita!!!
Besazos a montones!!!

maría cecilia dijo...

Hola, yo también te conocía, vengo a veces a mirar tu colección de hermosas muñecas!!!!
cariños de Chile